EN EL DORMIDO SILENCIO.



(Dedicado a Abril, mujer dulce, tierna, sensible)

En el dormido silencio
de una encrucijada,
una nube besa el valle
entre al aroma
y el sollozo
de una planta perfumada.

Un recuerdo y una nostalgia
se van mezclando
junto al sol de aquella playa,
donde una sinfonía de espumas blancas
acariciaban
tu cuerpo y el mío
en una noche callada.

Me besaste
con tus labios
que eran pétalos de nácar,
y me dijiste al oído
aquellas dulces palabras
que eran perlas de un otoño
que destilaba tu alma.

De mis dos ojos,
brotaron dos suaves lágrimas
que bebiste para ver
el sabor de mi vida en esa mañana.

Nos marchamos en silencio,
y en aquella encrucijada
donde una nube dio un beso
a aquel valle
en el que nacieron unas plantas perfumadas,
dos almas se cobijaron
entre el calor de una noche
y la ternura del alba

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu sensibilidad y también por tu regalo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.