ERAS MARINERA

Te ibas a la mar,
eras marinera
eras mi velero
y yo era tu puerto.

Tu sabor era a sal
e Impregnabas mi cuerpo,
de brisas de mar
de tantos silencios…

Era un mar bravío,
era traicionero,
y una tarde fría
de un crudo invierno
como cada día
yo te esperaba
sentado en el puerto.

Sin saber porqué
un presentimiento
me hizo no ver
allá a lo lejos
a tu gran velero…

Yo quería ver tus ojos
abrazar todo tu cuerpo,
pero solo las gaviotas
volaban en silencio
lejos, muy lejos…

Ya era madrugada,
yo seguía en el puerto,
sin saber nada de ti,
solo con los recuerdos….
de que sabias a sal,
de que sabias a besos….

Y nunca llegaste,
el mar me ha robado
a mi marinera
de sabor a besos..

El mar es inmenso
casi como el amor,
pero es traicionero…
porque ese mar me robó
a la marinera de mi amor

también a la de mis sueños….

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.