LA NOCHE



Ha vuelto de nuevo,
sin fallar,
a verme la noche.

Silencio, soledad,
calma, luciérnagas,
solo oscuridad.

Sosiego en el alma,
mis ojos escrutan
en la lontananza
la mar estrellada.

Me llama,
la noche me llama,
desde mi aposento
la dejo que entre,
sola, solitaria.

Ha vuelto de nuevo,
y con mi voz de plata,
me hace preguntas
que yo la respondo
con mi voz callada.

Noche, noche oscura,
vuelve mañana,
y adorna mi lecho
con alas brillantes
de libélulas blancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.