SE ANUNCIABA UNA GUERRA



Se anunciaba una guerra
y yo no tenía un verso
donde ocultar mi pena.

Estalló la guerra
y callaron mis versos
ante la impotencia
de hombres soberbios,
ebrios de poder,
conjuro de necios.

Salvaremos al mundo, decían,
-y sumaron muertos-

Traeremos la paz, decían,
-y destruyeron templos-

Tendréis abundancia, decían,
-y quemaron huertos-

Gozaréis de libertad, decían,
-y pisaron cuerpos-

Me quedé sin un verso
que fingir pudiera mi quebranto.
¡Dadme un poema para este llanto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.