LA BUSQUÉ




Se marchó un buen día
y salí a buscarla,
yo crucé mil ríos,
subí a las montañas.

Me perdí en la selva
me quemé en la lava,
soporté la lluvia,
el viento y la nada.

Pero yo cada día
salía a buscarla,
me subí a una estrella
para preguntarla,
y me dijo que ella
allí no estaba.

Me puse a rezar
y juntando mis manos
le pedí al buen Dios
que me la llevara.

La encontraron muerta
cerca de unas jaras
su sonrisa tierna,
su mirada clara.

Y en sus manos blancas
tenia dibujado un corazón,
y estaban escritas
estas palabras:
te quiero mi amor
deja que me vaya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.