LA SIMIENTE




Un día de primavera
una pequeña semilla
en tu vientre penetró,
y al cabo de pocos meses
una rosa floreció.

Por las venas de tu cuerpo
ese ser se alimentó...
era una tarde de invierno
cuando un niñito nació.

Bebió el néctar de tus pechos
y le diste mucho amor,
y con el paso del tiempo
el niño se hizo mayor.

Hoy al cabo de los años
tú eras la mejor flor,
él te colmaba de besos
por haberle dado tanto...
mucho cariño y amor.

La semilla de su cuerpo
en otro cuerpo entró,
donde nacieron mellizos
nacidos por el amor.

Hoy te trajeron los nietos
que te dieron mucho amor,
ese amor que tú tuviste
cuando hace ya
bastante tiempo
y gracias a una semilla,
en tu vientre floreció...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.