YO TENIA QUINCE AÑOS




La veía en la misa
todos los domingos,
en la iglesia que había
enfrente de su colegio,
éramos muy amigos.

Cabellos rubios,
trenzas en el pelo,
su vestido era blanco
como de terciopelo,
la mirada altiva,
sus pendientes del color
azul del cielo,
y en sus manos
su libro preferido,
el de los Sortilegios.

No podía hablar con ella,
siempre iba acompañada
por la calle aquella,
pero al pasar la esquina
ella siempre me miraba
y la veía divina...
yo todo emocionado
la observaba
y la sonreía...

Si yo hubiera sido un ave,
la hubiera dado un beso
en sus labios tiernos
y la recitaría
de amores
mis primeros versos...

Versos de los quince años,
de pasión y fuego,
llenos de ternura
y de sentimientos.

Ha pasado mucho tiempo,
pero todavía la recuerdo
con sus trenzas al viento,
con sus labios bellos.
con dolor en el alma,
con suspiros eternos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.