LA NIÑA SE CAYÓ AL POZO




Salió de su casa,
cogió su cántara
y se fue al pozo
a llenarla agua.

Mientras caminaba,
el viento soplaba,
y un búho cantaba
melodías tristes,
melodías vagas.

Al fondo del pozo
se veía la luna clara
que se reflejaba en el agua
como si fuera de escarcha.

La niña al verla
se quedó callada,
y se asomó al pozo
para poder mirarla.

La niña llama a la luna
con su voz de plata,
y un golpe de viento
hasta el fondo la baja.

La niña no encuentra
un refugio para su alma
si al menos tuviera
una barca o un ancla...

La niña se cayó al pozo,
en el fondo se quedó,
era espuma azul del cielo
entre los lirios del sol.

Un pequeño pastorcillo
que por allí pasaba
la sube en volandas
derramando unas lágrimas.

La luna sonreía,
el viento soplaba,
y unos rayos de sol
su cara besaban...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.