MI GUITARRA



Suena, mi guitarra, suena,
aunque mis dedos un día
ya nunca tocarte puedan,
y no suenen melodías
por tener las manos quietas.

Suena, mi guitarra suena,
que mientras te queden cuerdas,
no dejes de sonar nunca,
que no se oigan las tristezas.

No dejes nunca guitarra
que se te apague el sonido,
el sonido de tus cuerdas,
que ya ha salido la luna
y la noche pronto llega.

Un día no muy lejano,
mis manos quedarán quietas,
pero tú no dejes nunca
de sonar en una fiesta,
aunque mis manos ya viejas
ya nunca tocarte puedan.

Suena, mi guitarra, suena,
que el sol ha salido y quema,
y el canto de las cigarras
por el monte y campo suenan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.