PASEABA CON SU MADRE



Paseaba con su madre,
qué mujer tan bella,
qué bonito pelo de color azul,
sus caderas tersas
llenas de realeza,
qué formas tan lindas,
sus bellos ojos
parecían dos perlas...

Paseaba con su madre,
me miró de frente,
bajó su cabeza,
parecía que tenía
una gran tristeza...

Me quedé extasiado
lleno de locura...
la quise seguir
para contemplar de cerca
toda su hermosura...

Pero no la seguí,
tuve miedo
de poder amarla
con toda ternura,
de que mis heridas
de nuevo
se fueran a abrir...

La dejé pasar
y hoy la recuerdo
en un mes de abril...

Al llegar a casa
escribí un nombre,
escribí te quiero...
y todavía lo conservo
en mi único atril...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.