UN NIÑO SE MARCHÓ AL CIELO



Un niño se marchó el cielo,
en el azul se perdió,
era hermano de un lucero,
hijo de aquél bello sol.

La luna cantaba
al niño una nana
en esa solana.

Una gaviota en el río,
allí lloraba su pena,
porque el mar con su delirio
no le dejaba en su arena
dar de comer en su nido
a los hijos de sus venas...

El sol alumbraba
aquella mañana
con toda su calma.

Y aquél niño que un día
en el cielo se perdió,
lo trajo una mariposa
entre los rayos del sol,
ya no le alumbra la luna...
ya no le mecen su cuna...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.