LA NIÑA SE FUE AL CIELO



La niña lloró en mis brazos,
no la podía callar,
vino a buscarla una estrella
y se fue a su cielo a jugar.

La niña era rubia,
con el pelo rojo,
su cara con pecas,
hija de un lucero,
su pelo con trenzas,
su madre…una estrella.

En una selva escondida
entre aromas de violetas,
dos amores renacían
entre lirios y tristezas,
y los dos ya caminaban
como los vientos, sin prisas,
sus lágrimas se hacían perlas
con el hielo de la brisa…

Hazte paloma y regresa
a la cabaña del valle
donde yo te tuve presa...

Y la niña que en mis brazos
lloraba y no se callaba,
se quedó en aquél su cielo
entre los mares de plata,
y en las hiedras de la luna
con sus muñecas jugaba...
Se hizo novia de un lucero,
amiga de la esperanza,
y en esas noches sin luna,
con sus ojos me alumbraba…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.