NIEBLA



Niebla, no me seas traicionera,
no me des melancolía,
¿no ves que viene la noche
y que se acerca ya el día?

Pon en tus labios la flor
para que me de alegría,
súbete en esa montaña
en esta noche tan fría.

Allí lejos hay un fuego
donde las estrellas brillan,
vete a calentarte un poco
porque pareces muy fría.

Por tus puertas tan cerradas,
el viento se coló un día,
y allí cerca de una hoguera
te hiciste novia enseguida.

Y el viento lo pregonaba,
y tú muy bien que lo hacías,
yo soy la novia del viento
formamos una armonía…

Y os marchasteis en silencio
en un caballo de silla,
y con una galopada
se hizo la noche muy fría.

Se fue muy pronto la noche,
y llegó muy presto el día,
los arroyos arrullaban,
las flores ya florecían,
los luceros relucían
y nuestro amor…renacía…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.