NATIVIDAD



En el silencio dormido
de un camino polvoriento,
a lomos de un borriquillo
una Madre va sintiendo
dentro de su cuerpo
el Niño que lleva dentro.

Ya va cayendo la noche,
y antes de que llegue el alba,
en un pesebre entre pajas
esa madre da a luz
al Niño de sus entrañas.

El silencio se rompe
por una nana
que un ángel rubio
toca en un arpa
de nieve muy blanca.

Un querubín de nácar
anuncia al alba:

Id a adorar
al Niño Dios
que duerme entre pajas,
encontraréis una estrella
de oro y de plata
que os guiará
a una cueva
del color de la esperanza,
donde duerme en el silencio
de una noche larga, larga
un Niño precioso
del color de perlas de nácar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.