LLEGASTE



Llegaste
encendiendo la ilusión de mi alma,
diluyendo el marasmo de sombras
que rodeaban mi vida.

Te nombro…
si a la ternura con dulzura nombro,
te veo…
Y un suspiro se escapa
en angelical deseo.

Déjame coger tus suaves manos
en este minuto al menos,
cuando mi alma se une a la azucena,
en el alado momento
en que mi vida se tornó delicia
el dia que te encontré
cando venías en silencio.

Al contemplarte
olvido a las estrellas,
donde el invierno se esconde
en lo alto del cielo.

¿Duermes?
Tu sueño es música íntima
donde un ángel
reza su salmo en el arpa del verano.

El pétalo de tu sonrisa,
la suavidad de tu piel
son la forma de la rosa
o del lirio esbelto
que se mece con la brisa.

Velo tu profundo sueño
cantando el ruiseñor
que se despereza,
y mirándote…Me encuentro…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.