ERA MI AMOR



Soñaba yo que vivía
en lo profundo del mar,
jugaba con los delfines
y las estrellas del mar.

Una bella sirenita
me venía a despertar,
dentro de una caracola
entre las olas del mar.

En lo más profundo
de todo el coral,
encontré una tumba
hecha de nácar y de sal.

Había escrito un epitafio,
con letras de oro y verde mar:
aquí yace tu amor
que se murió por amar.

Me quedé estupefacto,
y cuando fui a despertar,
noté que estaba llorando,
era mi amor de verdad,
me había enamorado un día
entre las algas del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.