SE NOS MURIO EL AMOR...



Por la ventana abierta de tu alcoba,
se metía la luna de un verano,
una ráfaga movía las cortinas,
y ella sentada en el piano.

Las teclas de ese piano relucían
y en el centro el ramo de unas rosas,
su mirada era tierna y sonreía
y su blusa era blanca y vaporosa.

Yo estaba detrás de ella,
era como un dulce sueño,
llevaba una flor en el costado
en su chimenea ardían unos leños.

Y sus manos tocaban suavemente
todas las teclas del teclado:
“se nos murió el amor,
de tanto usarlo...”

Yo recordaba aquel viejo poema:
Los jardines se mueren de frío;
en los largos caminos desiertos
no hay rosales cubiertos de rosas,
no hay sonrisas, suspiros ni besos.

Sentí que mi corazón
algo allí se moría,
y no pude cantar suavemente
aquella suave y triste melodía...

Cuanto silencio quedó en mi alma,
cuantas caricias y recuerdos,
cuantos amores se van para siempre....
en las noches sin brisa y sin sueños...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.