EL BANCO SE HA PODRIDO



Hoy, al pasar por tu lado,
viejo banco de un camino,
te he visto gastado y viejo
sin color y carcomido,
lleno de hojas y de ramas
y de frutos ya podridos
que venían de aquel almendro
que estaba en ese rincón
solitario y escondido.

Cuantos amores y besos
en tu banco tú has vivido,
suspiros y mal de amores,
cuantas cosas has oído,
pálpitos de corazones,
de amores encadenados,
de amores muy encendidos,
de amores que han comenzado,
de amores que han fenecido,
de amores que has compartido.

El viento el hielo y el sol,
tu madera han corrompido,
y hoy te encuentro triste y solo
en un rincón escondido.

Pero a pesar de este tiempo,
que estuviste tan perdido,
mi alma y mi corazón
quieren reposar contigo
para soñar que hace tiempo,
unos labios yo besé,
en tu banco allí escondido,
a una mujer misteriosa
que me dejaron dolido…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.