PARA IR A BUSCARTE


Para ir a buscarte
me vestiré de flores y caricias,
me vestiré de cantos y poesías
y me vestiré con todo lo que tú ansías.

Y robaré su color a la amapola,
y robaré las perlas a las ostras,
por ti yo robaría el mundo entero
y me moriría de sed por los senderos.

Y te buscaré por los algodonales,
por la larga ribera del olvido,
donde se fueron a dormir los besos
que ahora ya están casi perdidos.

Iré a buscarte,
aunque ya sea tarde,
y tengas otro amor entre tus manos,
porque aunque así lo fuera,
para llevarte conmigo a los altares.

Y me iré galopando por tus sueños,
para que antes de que muera el día,
me meta en la cárcel de tu cuerpo,
para sentir de cerca,
tu amor, tus caricias y tus besos.

Cómo voy a olvidarte,
si aun te llevo prendida
en los latidos del corazón
que llevo dentro.

Y en ese recinto
donde tanto te adoré,
divagando de recuerdos,
sin tu presencia tan querida,
y ya roto el altar
en el que el alma entregué,
va agonizando mi amor
y se me escapa la vida.

Porque te entregué todo el amor,
que mi vida albergaba,
te entregué mi corazón,
te entregué toda mi vida
que la dejaste muy herida.

Ahora que ya no estás,
es cuando más cerca te siento,
eres igual que mi alma,
eres mi mejor espejo,
con el alma te acaricio,
en el espejo te contemplo.

Acariciando las flores,
las flores de tu recuerdo,
con aromas y fragancias,
de remolinos de viento,
eres como mi luz,
que se perdió en el desierto,
y allí dejaste tus huellas,
marcadas por el silencio.

Porque,
a pesar de que tanto robé
para dártelo a ti,
todavía no he podido encontrarte,
y en las noches frías del silencio,
con la mirada perdida,
siempre, siempre recordaré,
tu inesperada partida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.