ELEGÍA FÚNEBRE



Hace muchísimos años,

cuando existían los serenos

en las calles y en los barrios,

los serenos por la noche,

por las aldeas y por los barrios.

cada media hora o cada cuarto

a gritos iban pregonando

las cosas que iban pasando.



Las doce han dado, y sereno,

las dos y cuarto y soñando,

la media noche, sufriendo,

la media noche, llorando.

ya va a salir el sol,

son ya las seis y cuarto.



La muerte cortaba rosas

y también a los geranios

con machetes afilados,

algunas guitarras tocan

algunas notas de llanto.



El pastor con sus ovejas,

está guardando el rebaño,

no sea que venga el lobo

y se coma a su rebaño.



Las campanas de la iglesia,

a muerto están tocando,

ya se murió aquél vecino

de aquel tétanos tan malo,

y lo llevan a enterrar

al cementerio y andando.



Las siete han dado, y sereno,

las ocho y cuarto, y nublado,

calladas las seis y media,

la media noche, con viento,

la muerte han dado, y lloviendo,

la muerte han dado, y llorando,

el nuevo día ha llegado,

a muerto están tocando.



Los lobos matan ovejas

y espantan a los rebaños,

se siente el olor a muerte

rondando por los tejados.



Las cuatro y cuarto, y con frío,

las cuatro y media, y nevando,

las seis en punto, y muy negro,

la muerte ya viene andando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.